From Here to Eternity (De Aquí a la Eternidad) [1953]

17 feb. 2019







Febrero 17, 2019

De Aquí a la Eternidad (From Here to Eternity) es el pretexto perfecto para recordar la época cinematográfica en la que los cineastas otorgaban un gran valor a la estética de una película como motor principal para despertar emociones. Este tiempo sin efectos especiales estrambóticos y sonido envolvente originó algunas de las más grandes obras acerca de la amistad, amor, erotismo implícito y valor viril.

El director Fred Zinnemann aprovechó al máximo a cada una de las súper estrellas que actuaron en su obra. Así, la tensión sexual entre Karen (Deborah Kerr) y el Sargento Milton Warden (Burt Lancaster) originó algunos de los diálogos y escenas más memorables de la cinematografía mundial. El deseo latente de uno por el otro, que sin embargo va más allá del simple coito ocasional para transformarse en un poderoso lazo de amor-deseo, es tan potente como la relación entre el mismo Warden y su protegido Robert Lee “Prew” Prewitt (Montgomery Clift). 

De hecho, From  Here to Eternity utiliza la figura de Prewitt como centro de la historia. Alrededor del atractivo, enigmático y al mismo tiempo noble e introvertido joven, se tejen las demás historias de amor, violencia y amistad que acontecen en el filme. 

recep
De Aquí a la Eternidad, Fran Sinatra y Donna Reed.
Frank Sinatra y Donna Reed brillan en este filme de Fred Zinnemann.


Prewitt se convierte en el receptáculo del afecto del capitán Warden, quien ve en él a una especie de alma solitaria y desprotegida capaz de llegar a la excelencia dentro y fuera del campo militar. A su vez, Prewitt es amado por Lorene (Donna Reed) y recibe la amistad incondicional y eterna del soldado Angelo Maggio (Frank Sinatra). 


De Aquí a la Eternidad


From Here to Eternity, para muchas generaciones, es básicamente una oda al amor por la patria y un poema fílmico de 2 horas de duración a la lealtad que surge de la amistad auténtica. La impresionante cinematografía sirve como vehículo para mostrar un elenco tan poderoso que derrite la pantalla con cada diálogo y con cada close-up. La naturaleza de pasión militar del filme, sin embargo, esconde muchos otras historias no difíciles de observar.

Una de las más curiosas es la manera como el personaje de Karen Holmes retrata a la perfección el doble estándar construido con base en la imagen de la mujer fácil. La mujer que tiene que soportar infidelidad de parte de un esposo poderoso, al desquitar su amargura fornicando con otros hombres, se convierte también en “la ramera del pueblo”. Como tal, la figura femenina pierde de una forma u otra. Pero ¿qué tanto ha cambiado esa doble moral desde entonces? 


From Here to Eternity love scene
Deborah Kerr y Burt Lancaster encienden la pantalla en secuencias que despliegan un muy fino erotismo.


La soledad de Prewitt y su larvada instrospección, por otra parte, parecen nunca concluir. El joven militar rara vez sonríe. Rara vez parece sentirse satisfecho con su vida y acciones. Parece ser que esa perpetua insatisfacción lo acompaña hasta el último instante de su vida y sin embargo transforma las existencias de todos aquellos que lo conocen de manera magistral.

Por su parte, Burt Lancaster y su representación de Milton Warden encarnan la esperanza última de la figura patriarcal capaz de resolver los más grandes problemas, proteger a otros y darse el tiempo de acostarse con la esposa de su superior, enamorándose en el proceso. 

Para los progresistas actuales, es una visión absolutamente machista del rol masculino en la sociedad. Para los cinéfilos a ultranza, por su parte, es simplemente la figura que representa poder y masculinidad férrea y que de alguna manera es capaz de brindar un equilibrio a la trama que acontece en esos 120 minutos, con o sin apetitos sexuales desbordados e incluso ilícitos.

Pero, ¿a quién sorprende que Lancaster, grande en la pantalla y grande en la vida real, encarne a la perfecta figura paterna, jefe, amigo y amante?



A pesar de ello, los puristas literarios estarán de acuerdo que en pantalla el público aprecia una versión bastante censurada del libro de James Jones. Las referencias explícitas a prácticas homosexuales, enfermedades venéreas, prostitución y violencia que aparecen en su obra, jamás se ven como tal en el filme. 

Irónicamente esto fue lo que permitió su éxito masivo. Si la película hubiera sido concebida como una calca del libro, las estrictas reglas de la época hubieran sepultado por siempre el resultado. Por lo tanto, habrá qué agradecer a la censura por una vez por el nacimiento de esta obra suprema cinematográfica.

From Here to Eternity brilla en el tiempo como una película que nos regala a un magnífico Sinatra añadiendo un cierto toque de comedia y ligereza al drama que sucede en esas 2 horas, así como a tantos grandes que incluyen también a Ernest Borgnine y a Philip Ober. Deborah Kerr, Lancaster y Clift, por su parte, son ya inmortales. Decir que fueron y seguirán siendo maestros de la actuación es incluso redundante. 




Sin embargo, hubiera sido genial que el formato original del filme fuera en Cinemascope, pero nada es perfecto ¿cierto?

En el vasto universo cinematográfico se encuentra un filme que cimbra al observar a un Prewitt interpretar su propia versión de Taps al despedir a su amigo, como un sonoro y doloroso lamento al amanecer. Al mismo tiempo, erotiza y emociona con una secuencia inolvidable entre Lancaster y Deborah Kerr. Quizás nunca más en la historia del cine, una playa ha sido testigo de tal ardor retratado con tan buen gusto y con tan prístina fotografía.

De alguna manera, Zinnemann nos recordó que ambas emociones, deseo y tristeza, son solo dos distintos destellos de eternidad en una misma historia.



From Here to Eternity

From Here to Eternity
Estados Unidos, 1953
Columbia Pictures
Dirigida por Frank Zinnemann
Basada en el libro de James Jones
Producida por Buddy Adler
Guión de: Daniel Taradash
Protagonizada por: Deborah Kerr, Burt Lancaster, Montgomery Clift, Frank Sinatra, Donna Reed, Philip Ober, Ernest Borgnine
Música de George Duning
Fotografía de Burnett Guffe

17 feb. 2019