Denver y Moscú: un padre e hijo atrapados en una Casa de Papel

17 jun. 2018












"La Casa de Papel”, el esfuerzo más notable de Atresmedia en los últimos años, ha fascinado al mundo entero y con justa razón. La historia de varios atracadores con rehenes de por medio, asaltando la Casa de la Moneda en Madrid, es una paradoja con fuertes tintes poéticos, humor, deseo y también amor y amistad de sobra. 

A lo largo de esta montaña rusa de emociones, la historia entre Denver (Jaime Lorente) y Moscú (Paco Tous), hijo y padre respectivamente, captó la atención de los televidentes de todo el planeta. De repente, en medio de la acción y las ráfagas, los reproches y maldiciones al descubrir el joven que su progenitor abandonó a la madre en una casa de asistencia mental, es el dramático episodio previo a una de las secuencias más memorables de las dos temporadas de esta teleserie.

Luego que Moscú, es decir, Agustín Ramos es alcanzado por las balas de la policía federal durante el espectacular intento de Tokio (Ursula Corberó) por regresar al lugar de los hechos, el moribundo caballero sabe que no le quedan muchas horas de vida.

Cursi para algunos, entrañable para muchos otros, Álex Pina reconcilia a padre e hijo con un breve diálogo que resume aquello que sentimos por quienes ocupan nuestra mente y corazón la mayor parte del tiempo.

“Papá... a mí no se me da odiarte”, son las palabras de Daniel Ramos, “Denver”, justo antes que el hombre al que ha admirado y amado toda su corta vida exhala un último suspiro, ante la mirada desconsolada de sus compañeros de atraco.



Moscú muere en paz. Gracias al delirio agonizante en el que confunde a Tokio con su maltrecha esposa, logra también ese perdón simbólico por parte de la joven, quien momentáneamente toma el lugar de la desaparecida mujer al comprender lo que sucedía. Luego, su hijo cierra también el círculo. Todo está consumado.

La irónica moraleja, con un tinte de humor pero crudo realismo es sencilla: aun si tu padre es un delincuente atracador buscado por la policía y con precio en su cabeza, el amor que sientes por él puede ser más fuerte que todo ello. 

Paco Tous, en el momento cumbre de su actuación como "Moscú".


Y como muestra están Moscú y Denver, cuyo amor tiñe de luz las sórdidas paredes de la Casa de Papel donde se encuentran atrapados voluntariamente por unos cuantos días. El destino decidió que uno de ellos abandonara ese exilio en una caja de madera.

Definitivamente, el cariño verdadero puede ser más valioso que mil millones de euros.

Junio 16, 2018. Día del Padre en territorio mexicano.




17 jun. 2018