Gigante [2009]

30 ago. 2016

La ópera prima del director argentino Adrián Biniez, Gigante [2009] tiene un ritmo lento pero cautivante. Fue promocionada en algunos países de América Latina como “un amor de talla grande”, aunque tal frase minimiza la intención general del filme, producido por Uruguay Argentina, Alemania y Holanda.

Horacio Camandule interpreta a Jara, un guardia de seguridad que divide su vida laboral entre un supermercado y un bar por las noches. Es un ciudadano regular, alto y de talla ancha. Pero su característico rostro y enormes ojos verdes le dicen al espectador que en su mente hay muchas  más esperanzas que la simple idea de ganarse el pan de cada día y pagar sus cuentas. Como todo empleado, tiene aún sueños que ni el cruel sistema de “la carrera de la rata” ha podido aniquilar.


Horacio Camandule interpreta a 'Jara' en Gigante, película del director Adrián Biniez

Uno de ellos es de índole romántico y tiene como objetivo a Julia (Leonor Svarcas), una empleada del supermercado donde ambos laboran. En algunas secuencias que confunden en ocasiones al espectador y parecieran extraídas de alguna película de misterio o terror, Jara la observa a través de las cámaras de seguridad y luego la sigue por todo Montevideo. 


El estilo de Biniez acerca al espectador a los pequeños detalles de una ciudad como muchas existen en Latinoamérica: los comercios, los cibercafés, los puestos de periódicos, las puestas de sol y la gente disfrutando de un rato de diversión en el parque. La calidez de todos estos escenarios contrasta con la frialdad de la cabina donde Jara observa los pasillos de su lugar de trabajo, sumergido en una eventual soledad pero siempre con un claro objetivo en mente.

A pesar de todo, el encuentro entre ambos no se da. La curiosa trama transcurre mostrando parte de la vida familiar del robusto caballero (tiene una hermana y un sobrino) y su obsesión por Julia. A tal grado, que incluso la defiende del acoso de algún lascivo taxista pretendiendo conquistarla con piropos de cantina, sin que ella lo sepa siquiera.

Afortunadamente, en ningún momento se victimiza al personaje principal por cuestión de su peso corporal, lo que evita que la película se convierta en un infomercial con tintes de autoayuda. La secreta admiración de Jara se convierte en un amor fuera de lo común con todas las etapas que este sentimiento genera, desde ternura hasta celos enfermizos.



Julia es presentada como una chica tranquila, sencilla, con un rostro que en algunos momentos recuerda la obra de Rafael Sanzio, y con una cierta sensualidad. Y finalmente Jara, luego de cansarse de su rutina diaria y escapar de ella decide hacer lo que todo hombre tras un sueño debería: palparlo de cerca. De esta forma se acerca a Julia mientras ésta descansa tranquilamente en la playa para iniciar un diálogo inaudible luego del saludo. Así es como las grandes historias se tejen.

Gigante es básicamente una película romántica divertida y cordial que llamó la atención de la crítica, al grado de ganar premios como el del Gran Jurado en el Festival Internacional de Berlín. Es una cálida apología al amor en una sociedad de consumo que cada vez le brinda menos oportunidades a las relaciones sencillas pero a la vez profundas y duraderas entre los seres humanos.

No sería mala idea imitar a Jara: hay que tener un objetivo claro en mente, suficiente seguridad en uno mismo y finalmente la valentía de ir tras él sin temor al rechazo. ¡Ahí puede encontrarse una gran recompensa!


Gigante, 2009
Uruguay
Dirigida por Adrián Biniez
Dirección artística: Alejandro Castiglioni
Producción: Florencia Chao, Juan José López
Productora: Control Z Films, Rizoma Films, Pandora Filmproduktion, IDTV
Actores: Horacio Camandule, Leonor Svarcas, Néstor Guzzini, Ernesto Liotti, Diego Artuccio
Música: Harald Kloser, Thomas Wander, Daniel Yafalián
Fotografía: Arauco Hernández Holz

30 ago. 2016