Marilyn Monroe

10 ago. 2015


















Read it in English

Un icono de la cultura popular que resiste el paso del tiempo, influye a las nuevas generaciones de actrices, cambia para siempre el concepto de sensualidad y además protagoniza películas inolvidables, definitivamente no surge todos los días. 

Por fortuna Hollywood le regaló al mundo entero una figura que simboliza esto y aún más. Su nombre es Marilyn Monroe, y a más de medio siglo de su desaparición sigue siendo la figura femenina del celuloide más reconocida a nivel global.

Norma Jean Mortenson nació el 1 de junio de 1926 y su infancia difícil y solitaria marcaría su personalidad para siempre. El estigma de ser hija ilegítima y la enfermedad mental de su madre (esquizofrenia paranoide) cambiarían su vida para siempre. 

Crecer entre orfanatorios y familias adoptivas no es fácil para nadie. Las grandes estrellas de la pantalla grande no son la excepción por supuesto, y para la pequeña Norma esta etapa de su vida alteraría su percepción del mundo, la familia y relaciones.

El personaje de la rubia ingenua y sexy que a menudo representaba en sus filmes era una máscara que Marilyn Monroe usaba para ocultar más de una tristeza. Algunos biógrafos como Gloria Steinem creen firmemente en la teoría de que la actriz fue abusada sexualmente durante la infancia, mientras que otros piensan se trata de un ardid publicitario.

De cualquier manera, la vida de Marilyn tuvo esos tonos agridulces que convierten a muchos famosos en símbolos de tragedia y vidas malogradas.  Tal vez no haya inspiración sin una suficiente dosis de amargura. No obstante, poca de esa tristeza fue transmitida a sus millones de fans, quienes la veían cantar, divertirse, bailar y seducir caballeros millonarios en la pantalla grande.


Su participación en la emblemática All About Eve [1950] llamó la atención, pero nadie sospechó siquiera que sus posteriores apariciones en Niagara y Gentlemen Prefer Blondes, ambas de 1953, la transformarían en la abeja reina del celuloide. En este contexto se convirtió en la mujer “perfecta” con la que todos los hombres descargaban su más profunda sicalipsis en sueños, criticada también por algunas feministas quienes veían en ella sólo el estereotipo capitalista de la mujer que Estados Unidos pretendía vender al resto del mundo.

En la realidad, Marilyn Monroe era mucho más que eso. Su cultura personal, su sensibilidad y su talento sobrepasan cualquier molde en el que la han querido encasillar a lo largo de los años. Su sonrisa inigualable y belleza eterna son testimonio de una época en la que el sexo no se presentaba en forma barata y desechable: por el contrario, cada insinuación, cada broma, cada escena era cuidadosamente envuelta en un elegante paquete aderezado con mucha diversión y oropel. 

Afortunadamente esos obsequios dieron vida a todas esas grandes películas que ahora disfrutamos más que nunca. 

El 5 de agosto de 1962, la diva suprema abandona este planeta a los 36 años en circunstancias bastante extrañas. Adentrarnos en ellas sería tocar temas políticos y recurrir a teorías paranoicas para justificar su lamentable fallecimiento. 

No es este el objetivo sin embargo, sino rendir homenaje a quien afirmaba que los diamantes eran el mejor amigo del género femenino. Para el resto de nosotros, ella simboliza la amiga encantadora con la que nos apetecería degustar un café o una copa cualquier día de la semana.

La leyenda continúa. 










She’s an everlasting icon that has stood the test of time and  influenced a whole generation of actresses who can only dream about being this charming and beautiful. She’s the one and only Marilyn Monroe and her name itself says it all.

Years before she became the greatest creation of Hollywood’s factory of dreams, Norma Jean Mortenson endured a very difficult childhood. She dealt with her mother’s mental illness (paranoid schizophrenia) while coping with the stigma of being an illegitimate child. 



All this personal suffering changed her world forever. But on the big screen that vulnerability turned into laughter, music, sex innuendos and an always smiling gorgeous face. Marilyn knew how to deliver amazing performances that delighted the audience for years and continue doing so. 

However, the blonde, sexy girl that she often portrayed on screen was just a mask she wore to hide all that pain and loneliness. Some of her biographers –Gloria Steinmen among them- truly believe that she was sexually abused as a child, though nothing has been confirmed.
 

Be as it may, Marilyn’s life was a bittersweet tale with a certain tone of tragedy. Fortunately, she also had the chance to star in several great movies, from All About Eve to Gentlemen Prefer Blondes, alongside Jane Russell. Marilyn was the ‘perfect’ woman every other guy dreamed of, a silver goddess with the right amount of talent, innocence and sex appeal. Of course, some people loved her for being herself while others hated her for the same reason. 




The criticism towards Marilyn Monroe as a sex symbol was about the way she stereotyped American women in her movies: not everyone was happy with the idea of the ‘dumb-blonde-girl’ wearing revealing clothes just to please men. Nevertheless, in real life she was so much more than that: an avid reader and a talented actress (and singer!) whose movies are the living testimony of a time when raw sex on screen was disguised as a romantic tale full of songs, dance numbers and unforgettable moments.



Marilyn left this world on August 5th, 1962. Saying that her death is still a mystery would be an understatement. However, let’s not bring conspiracy theories or politics to the table. Let’s pay tribute instead to the beautiful girl who still makes us smile every time we see her on TV, the one who could be our perfect date (or friend) any given day. Well, Elton John said it better in “Candle in The Wind”, right?

Her legacy lives on.





 

10 ago. 2015