Être et Avoir (Ser y Tener) [2002]

29 may. 2015

"Hay un solo niño bello en el mundo y cada madre lo tiene."
-José Martí-

29/05/2015

Lo que el espectador ve en la pantalla en la película francesa Être et Avoir, es mucho más dulce y amable que la demanda interpuesta por el profesor de la vida real Georges Lopez a los productores, por supuestamente no informarle que el documental tendría una amplia audiencia. Esto sucedió luego del éxito comercial del filme e incluso él argumentó que algunos de los niños que aparecen en la historia sufrieron estrés emocional debido a su repentina fama.

Probablemente algún día el señor Lopez recapacitará al ver de nuevo este documental, que en español significa « Ser y Tener » y apreciará de nuevo él mismo la grandeza y nobleza de su labor. La implicación poética del título, que origina los dos principales verbos  auxiliares en el idioma francés, sirve de base para presentar en forma sencilla y directa la rutina diaria del profesor, quien imparte clases en una escuela primaria a varios alumnos de entre 4 y 12 años de edad.

El profesor Georges Lopez con algunos de sus alumnos
 
No hay nada artificial en la película. Todas las escenas reflejan el mundo real, fácilmente alterable pero mágico a la vez de un niño al aprender día a día durante esos primeros años inolvidables de su formación escolar. Así, los personajes son seres en proceso de convertirse en grandes ciudadanos con nombre propio. Entre ellos están Axel, Guillaume, Jessie, Julien y Jojo, el niño mostrado en el cartel de la película alzando las manos manchadas con tinta.

Être et Avoir requiere la total atención de quien la ve para digerir y comprender los aspectos importantes bajo la superficie, no siempre obvios para el espectador. Sonará tal vez a cliché o a discurso repetitivo, pero el primero de ellos es el respeto propio y para los demás, especialmente presente en la escena donde Georges Lopez alecciona a los niños más grandes para que resuelvan sus conflictos, eviten hablarse con nombres ofensivos y recuerden lo importante de dar un buen ejemplo a los más pequeños.


Este tema es abordado en forma mucho más explícita durante una pelea entre Jojo y uno de sus compañeritos, en la que el profesor interviene y resuelve el problema al explicar la importancia de perdonar para que la convivencia sea pacífica y agradable. 

Tal vez para los espectadores más exigentes, estos mensajes parezcan sacados de cualquier spot publicitario de tv abierta, estilo «lávate los dientes» o «come frutas y verduras». Pero sólo observemos alrededor y veamos cómo se encuentra parte del planeta actualmente: la anarquía y maldad existentes tienen sus orígenes en la falta de comprensión de estos conceptos tan básicos. Es una ecuación en la que todos sin excepción deben intervenir: padres, maestros y alumnos por igual.


Precisamente hablando de eso, Être et Avoir también subraya la importancia de los padres y tutores en la formación de cada niño y adolescente. Georges Lopez nunca está lejos de la plática amable y abierta para que los progenitores de sus queridos alumnos encuentren mejores formas de ayudarlos fuera del aula de clases, aún cuando muchos de estos hombres y mujeres no contaron con esa misma oportunidad cuando tenían la edad de sus hijos.

La provincia rural francesa es un buen escenario para apreciar el ciclo de la vida de la mano de estos pequeños: la llegada del crudo invierno que ellos contemplan con total admiración, para luego dar paso a la colorida y tan esperada primavera. En medio de todo ello, el maestro platica un poco sobre él mismo, mientras que invita a la audiencia a derramar la ocasional lágrima al final del documental. 

Justo en esa escena culminante, el señor Lopez se queda sin palabras en el último día de clases, luego de despedirse de los alumnos mayores a los que no verá en mucho tiempo, al partir éstos a la escuela secundaria a la que ingresaron.

Es por este tipo de reacciones humanas espontáneas, que el objetivo original de la película (documentar el día a día de una escuela primaria rural) es superado por la cruda belleza que significa presenciar a un niño o niña ser ellos mismos, sin aditamentos o artificios añadidos. El universo infantil tiene lecciones que, al ser recordadas, nos harán pensar en el rumbo que nuestras vidas han tomado, y si efectivamente nos acordamos de honrar y amar a nuestro niño interior cada día de nuestras vidas. 

La crítica de cine Moira MacDonald (The Seattle Times) lo expresa en estas acertadas palabras: «cuidado, espectadores, especialmente aquellos con recuerdos de algún profesor favorito, porque esta película los conmoverá profundamente».


Être et Avoir representa una especie de oasis cinematográfico en el que vale la pena perderse durante una hora y cuarenta minutos, y alejarse de la barbarie que los noticieros ofrecen día tras día. Este no será un tiempo perdido, sin embargo: por el contrario, representa la oportunidad para seriamente reflexionar en el mundo que le dejaremos a nuestros hijos, hermanos y niños en general. 

 
¿Hay esperanzas para la humanidad? ¿Es posible salir del caos y la locura que parecen haberse apoderado de este planeta ? La pregunta se responde sola, al apreciar la escena donde los nuevos y muy encantadores alumnos son presentados a sus compañeros. La imagen de Georges Lopez sosteniendo en brazos y consolando a uno de los niños (un bebé, prácticamente) que llora a lágrima suelta al extrañar a su mamá, es más que suficiente para inspirar a quienes la vean a amar cada día más a los suyos.

Cada niño merece contar con el amor de sus padres, todos los días y sin excepción, y tal verdad debería ser anunciada mucho más seguido por todos los medios posibles.


Être et Avoir
Francia, 2002
Les Filmes du Losange,
Dirigida por Nicolas Philibert,
Producida por Gilles Sandoz,
Documentando la vida del Profesor Georges Lopez y sus alumnos de educación primaria,
Fotografía: Laurent Diddier, Katell Djian, Hughes Hemignani, Nicolas Philibert
Música: Philippe Hersant
 
 


 

29 may. 2015