Memorable TV Characters: Poussey Washington [From Orange is the New Black]

13 ene. 2017


01/13/2017
 
When time passes by, Samira Wiley will be remembered as the great performer who played the unforgettable Poussey Washington in Orange is the New Black with such insight, that the whole world fell under her spell.

Poussey is a lesbian girl who got in jail due to some drug trafficking problem. It seems to be that life has been especially hard on her. However, all the hell she has been through has not taken away her vulnerability. She is that little creature creeping around looking for someone who can love her unconditionally. Loving back the object of her affection, as if there is no tomorrow, is just part of her essence. That’s how big her heart is.  
 
                      
  
Poussey’s sexuality is not exactly a driving force. The writers of the show did an amazing job by showing that a human being’s longing for care is bigger than any genitalia-related issue. When all is said and done, we all just want someone to cuddle. Someone to tell us that everything is getting better and that they will be there for us. 

Washington’s best friend, Taystee Jefferson (played by the mighty Danielle Brooks), just cannot correspond to her love advances. Fortunately, that feeling develops into an everlasting friendship. That might be itself the best form of love though.

Samira Wiley gave life to 'Poussey Washington' in "Orange is The New Black"

Poussey Washington is also the gifted vocalist who captives everyone while singing “Amazing Grace” on that Christmas event for the inmates.  She is everyone’s best friend, and in so many ways she represents the innocent part that still survives inside every human being, even in some cold, lonely prison. 



After the tragic events that led to her death, Orange Is The New Black paid a very well deserved tribute to the character (Season Four, Chapter 13, “Toast Can Never Be Bread Again”). It pretty much showcases Poussey’s spirit: a young Whitney Houston look-alike, as some of her friends call her, searching for adventures and just trying to find a place to fit in. 

Beyond all that there is just freedom. That incomparable feeling she experiences while smoking some joint with her occasional companion under the moon. A place with no worries, when there is no past, no future and eventually no present either. 


There were two casualties the day Poussey died: herself and the inexperienced Officer Bayley (Alan Aisenberg), another victim of the system. We could get political and talk about the very important “Black Lives Matter” issue all day long, and we should. For now, however, let’s focus on remembering one of the most memorable TV characters in recent memory. 

Poussey Washington lives forever. She taught us that love can be found in the strangest places and that fighting for it is really worth the effort.





Actually, every character in OITNB is so damn well written and performed, that each one of them deserves their own essay.  Among all them, Washington defined the word “love” like no other:
 

“It’s just chilling, you know? Kicking it with somebody, talking, making mad stupid jokes, and like not even wanting to go to sleep, ‘cause then you might be without’em for a minute. And you don’t want that”.


We got it, Poussey. And we are still mesmerized by you exactly the same way you were when watching the sky in that final scene from season four. 




13 ene. 2017

Music From TV Shows: “You’ve Got Time” [From OITNB by Regina Spektor]

10 dic. 2016


"Remember all their faces
remember all their voices.
Everything feels different
the second time around..."

12/10/2016 
 
When I first learned that Regina Spektor had never placed a Top 10 hit in the USA charts, I was kind of shocked. Then I realized this is nothing new: the industry is saturated with prefabricated pop acts singing songs about romantic breakups, dressed up with all kind of silly costumes and/or lip-syncing their lives away.

Fortunately, we still have people with enough artistic integrity like Spektor, whose song “You’ve Got Time” could definitely become her signature tune.

Songwriter Regina Spektor wrote "You've Got Time" specifically for OITNB.

Jenji Kohan, creator of Orange is The New Black, was listening to Regina’s albums while writing the biggest project of her career. So the best of both worlds came together and gave birth to such a thrilling, marvelous TV show. Kohan contacted the songstress hoping she could  write the theme song. She accepted the challenge, and You’ve Got Time came to life. 

The song itself is a rock gem by all means. The author compares a crowded prison to a cage filled with animals. Those creatures, as described in the lyrics, seem to be kind of lost and misguided, searching for redemption and forgiveness. 


In such a narrow, limited space, every mistake hurts twice as much. Every bad memory gets magnified. And for bad luck, you have plenty of time to think about that endless shoulda-coulda-woulda litany all day long. However, as pointed out by writer Garin Pirnia, Regina’s stunning vocal work during the bridge gives a glimpse of hope to the audience. Suddenly, everything changes, and if you are smart enough, you could find a way out from hell: a nightmare that you created in the first place.

The song is now a must-listen for every fan of Orange is The New Black. It is the soundtrack to every misadventure, joy, sorrow and the occasional celebration every of those women have been through. And of course, it is also the title track of the greatest Netflix original show ever.

In this life we have so many chances to do what is right that we don’t even notice most of the time. In this way, everything feels different not only the second time around, but also the third, fourth, fifth and so on. Each and every one of those chances is a priceless opportunity to reach your personal glory. 

Remember: YOU STILL GOT TIME. 



"You've Got Time" [2013]
Sung and written by Regina Spektor
From the Netflix TV Show "Orange is The New Black" 
 
 

10 dic. 2016

Latinos in Hollywood: they’re breaking all kinds of stereotypes!

1 nov. 2016

Nov/1/2016

One of the major changes the film industry has undergone in recent years is related to the the way Latinos are seen on the big screen. Whether they are from Mexico, Brazil, Colombia, Peru or any other country, these people are paving the way for the new generation of performers who dream about winning an Oscar, a Golden Globe, or at least the recognition of the audience. Definitely, those Latinos in Hollywood are changing the rules of the game.

Is the American Dream still that important?


Let's be honest: the tribute paid to the US film industry is kind of overrated. For a long time it seemed as if the rest of the world had nothing good or interesting to offer, or in the worst of cases would never match those productions filmed in the Land of Uncle Sam.

Pedro Pascal.

The Latino community has been represented over the years as people with a partial or complete lack of  any kind of education, or related to drug trafficking, or as maids, or just reduced to being mere assistants or employees. 

However, as working serving others shouldn’t be beneath anyone’s dignity, now these hot Latinos are proving that you can help your fellow human beings and take the lead at the same time. Within this context, any person is way more important than the American Dream itself, regardless of their nationality. 

Latinos in Hollywood: the grass is growing greener on this side of the fence


Oscar nominees Salma Hayek, Demian Bichir and Adriana Barraza have a lot to say about it. Their hard work and effort led them to international stardom, but the road they’ve walked has been full of obstacles. Now, they are recognized as leading actors in the entertainment industry, with or without criticism.

Salma Hayek.
 
Hayek conquered the audience with Frida (2002). Adriana Barraza got the biggest role of her career in Babel (2006) and Bichir showed what an amazing actor he is in A Better Life (2011). But long before them, other Latino icons had delighted audiences all over the world with their unique talent and on-screen performances: Anthony Quinn, Rita Moreno and Katy Jurado among them.

Kuno Becker.

Dolores Heredia.

In the 21st century, other names have joined the list: Ana De La Reguera, the gorgeous and charming Mexican actress has shared credits with Bruce Willis, Daniel Craig, Jack Black and also recently graced one of the most successful projects ever made by Netflix: Narcos.

Kuno Becker went from being a popular telenovela actor in his native Mexico to filming movies under the direction of Danny Cannon and was also seen in an episode of House M.D. Meanwhile, Manolo Cardona, a Colombian actor, is gaining worldwide fame thanks to his role as Eduardo Sandoval in Narcos, but has also appeared in USA Network’s Covert Affairs and CW’s Reign TV series.

Stephanie Sigman.

Stephanie Sigman rose to fame thanks to her leading role in the raw movie Miss Bala and then had a try joining the cast of international productions such as Spectre (2015). On the other hand, Alfonso Herrera, born in Mexico City in 1983, is being recognized by the worldwide audience as the Father Thomas Ortega in The Exorcist TV series (2016), which has gotten rave reviews from critics.

Karla Souza, another gorgeous Mexican actress is part of the cast of ABC’s How to Get Away With Murder and already has a large follower base mesmerized by her acting skills and mesmerizing blue eyes. No question about it: the gates of the showbiz universe are now wide open for her.

Manolo Cardona.

Karla Souza.


Chilean actor Pedro Pascal has delighted the audience in Game of Thrones, thus proving that Latino Men are not only “hot” as they say, but also gifted and powerful.

We could add several many names to this list and you already know most of them: Dolores Heredia, Gabriela De La Garza, Diego Luna and Sofia Vergara are also part of this distinctive army looking for a place in the entertainment industry of the United States of America.

Alfonso Herrera.
 
There are many Latinos in Hollywood who are making history like never before. Only time will tell who will stay and who’ll be gone. However, they all are doing a remarkable job as a part of a generation that has faced all kind of challenges in such a fearless way that even the toughest critics have surrendered themselves to their charms and talent. 

Success has indeed a high price. So, let’s give a big applause to all these ladies and gentlemen who were never afraid to pursue a dream and are setting a great example for the upcoming generation of actors who just want to share their gifts beyond languages and boundaries.










 

 

1 nov. 2016

Latinos en Hollywood: los estereotipos se han roto

31 oct. 2016

31/10/2016

La industria cinematográfica ha experimentado grandes cambios en las últimas décadas, muchos de los cuales han resquebrajado los estereotipos culturales y la forma como la gente de habla hispana es vista en la pantalla grande. Los actores nacidos en México, Brasil, España, Perú, Colombia y muchos otros países, están abriendo camino para las nuevas generaciones de jóvenes que sueñan con ganar un premio Óscar, Golden Globe, o por lo menos el reconocimiento y cariño de su público. Definitivamente, los latinos en Hollywood están cambiando las reglas del juego.

¿El Sueño Americano es aún importante?

Seamos honestos: el tributo que el mundo le rinde a la industria cinematográfica en Estados Unidos, es en gran parte ilusorio. Tal pareciera que el resto del planeta no tuviera algo bueno ni interesante qué ofrecer, o nunca estuviera a la altura de las producciones filmadas en el territorio del Tío Sam. 

La comunidad latina ha sido representada a lo largo de los años como personas sin educación, carentes de estudios, relacionadas invariablemente con el narcotráfico o como sirvientes o asistentes de otros: de los “güeros” obviamente. 

Pero ya que trabajar sirviendo a otros no es algo indigno por definición, son ahora estos valores latinos los que están demostrando que puedes ayudar a tus congéneres y al mismo tiempo ser líder y protagonista de sus propias historias. En este contexto, el American Dream pasa a segundo término y el ser humano, sin importar su nacionalidad, se adueña de la escena y de paso, de las grandes producciones cinematográficas y televisivas.

Latinos en Hollywood: la otra cara de la moneda

Los nominados al Oscar Salma Hayek, Adriana Barraza y Demián Bichir tienen bastante que decir al respecto. El duro camino para que su trabajo y proyectos sean tomados en cuenta no ha sido fácil. Cada uno tiene nominaciones al premio de la Academia como Mejor Actriz, Mejor Actriz de Reparto y Mejor Actor respectivamente, ambos ahora son reconocidos como grandes figuras del mundo del entretenimiento, con o sin malas y buenas críticas. 


Adriana Barraza, actriz mexicana nominada al Oscar por "Babel".


Hayek conquistó a un nuevo segmento de la audiencia  con Frida (2002) , Adriana Barraza brilló en Babel (2006) y Bichir hizo lo propio en A Better Life (2011). Pero antes de ellos habían existido otros iconos latinos que hicieron disfrutar al público de todas latitudes con su talento e interpretaciones. Entre los principales podemos mencionar a Anthony Quinn, Rita Moreno y Katy Jurado.

En pleno siglo XXI, otros nombres se han sumado a la lista en donde se encuentran Salma, Adriana Barraza y Demián: Ana De La Reguera, la bella mexicana con una chispa y encanto especial, ha compartido créditos con Bruce Willis, Daniel Craig, Jack Black y también engalanó recientemente el exitoso proyecto de Netflix titulado Narcos.

Ana De La Reguera.

Kuno Becker pasó de ser un popular actor de telenovelas en su natal México, a filmar películas bajó la dirección de Danny Cannon y de paso también se dejó ver en algún episodio de House M.D. Por su parte Manolo Cardona, actor colombiano, está obteniendo notoriedad mundial gracias a su participación en Narcos, aunque ya antes había obtenido pequeños papeles en las series Covert Affairs y Reign.

Otra famosa mexicana, Kate Del Castillo, también ha mostrado suficiente garra, ambición y deseos que su nombre fulgure en titulares al participar en producciones hollywoodenses mientras las populares series en español en las que ha participado la han convertido en la favorita de los amantes de las narcotelenovelas, un controversial género que sin embargo la ha proyectado a las alturas.

Stephanie Sigman saltó a la fama por su papel estelar en la cruda película Miss Bala y de ahí se aventuró a participar en producciones internacionales como Spectre (2015). Su paisano Alfonso Herrera, nacido en la capital del país Azteca en 1983, está siendo reconocido por el público de todo el planeta por dar vida al Padre Tomás Ortega en la serie The Exorcist (2016), la que ha tenido excelente recepción por parte de la crítica especializada.


Alfonso Herrera.
La serie How to Get Away With Murder incluyó en su elenco a la hermosa Karla Souza, actriz mexicana que encanta con su presencia y habilidades histriónicas. Su papel de Laurel Castillo en este show le ha hecho ganar un buen número de adeptos. Sin duda, las puertas del show-biz a nivel mundial ya están abiertas de par en par para ella.

Por su parte, Miguel Ángel Silvestre brilla en Sense 8 y Damián Alcázar tendrá una participación estelar en la tercera temporada de Narcos.

Karla Souza.
Podemos mencionar muchos otros nombres y seguramente ya conocen la mayoría de ellos: Dolores Heredia, Sofía Vergara, Pedro Pascal, Gabriela De La Garza, Diego Luna, Juan Pablo Raba y Jason Day son también parte importante de este ejército de talentos que quieren compartir su dones sin distinción de idioma o fronteras.


Son muchos los latinos en Hollywood que están marcando el paso y haciendo historia. El tiempo y el público decidirán quién se queda y quién se va. No obstante, todos ellos están realizando un gran trabajo y forman parte de una generación que ha enfrentado sin temores los retos que implican una internacionalización definitiva, aunque el camino esté lleno de piedras en el zapato, materializadas en el malinchismo de algunos de sus compatriotas y críticas brutales a su labor en la pantalla chica y grande. 

Pero todo está incluido en el precio que el éxito cuesta. Así que un aplauso para quienes están poniendo el nombre de sus países en alto y sirviendo de ejemplo para aquellos que persiguen un sueño por el que trabajarán día y noche.


 

31 oct. 2016

María Félix

30 sep. 2016


En la actualidad, se ha malbaratado el término “diva” aplicándolo a cuanta cantante y actriz existe, aunque no posean el talento, personalidad y trayectoria que tal apelativo requieren. Tal parece que muchos olvidan que en el ambiente de la farándula solía aplicarse ese calificativo a gente que transformó la industria, tal como Katharine Hepburn, Bette Davis, Marilyn Monroe, Lana Turner o Audrey Hepburn.

México y América Latina también han tenido dignos ejemplos que definen esa palabra a la perfección. Uno de los más grandes es María De Los Ángeles Félix Güereña, conocida por el mundo entero simplemente como María Félix. 

La hija pródiga de Álamos, Sonora, jamás imaginó que las eventuales penurias sufridas antes de llegar a la gran pantalla sólo preparaban el camino para construir su leyenda. Las leyendas urbanas relativas a la estrecha relación que sostuvo con su hermano Pablo no son nada comparadas con sus famosos romances y matrimonios: Agustín Lara y Jorge Negrete, entre otros.



La personalidad de María Félix rompió el molde dentro y fuera de la pantalla grande. El público estaba acostumbrado a las protagonistas tiernas y sumisas, calcadas de la memoria de nuestros bisabuelos y tatarabuelos: aquellas que esperaban a su hombre luego de una larga jornada de trabajo con la cena caliente recién servida y una actitud complaciente, tal como se esperaba de la típica mujer azteca.
 

Sin embargo La Doña –su más famoso apodo artístico- no tenía intenciones de pertenecer a este grupo. Rebelde, contestona, aguerrida, sexual (de una forma bastante sutil, pero siempre latente), atractiva y dispuesta a pasar por encima de quien sea para lograr sus objetivos, rara vez se mostró cabizbaja al interpretar a algún personaje. Habrá que agradecer que guardara en el armario esa careta de mujer post-feminista en cuyo universo los hombres sólo cumplen la función de adorarla, para interpretar a la noble maestra Rosaura en Río Escondido (1947).


No obstante, la mayoría de sus personajes, muchas veces dirigidos por Emilio Fernández y fotografiados por Gabriel Figueroa, eran exactamente lo contrario: la carnalidad, pecado y belleza extraordinarias constituían una amalgama que seducía al espectador en obras como La Diosa Arrodillada (1947), Doña Diabla (1949), Doña Bárbara (1943), La Escondida (1955) y La Bandida (1962). En mayor o menor grado padecía por amor, por supuesto, como el guión lo requería. Pero siempre parecía tener el control de la situación.




Juan Rulfo se cuestionaba en Pedro Páramo el porqué las mujeres siempre tenían una duda en sus cabezas. En el caso de María Félix no se trataba de un aviso del cielo, como el inmortal autor trataba de explicarlo, sino de una innata desconfianza que la llevaba a sacrificar su felicidad personal para rodearse de lo que más amaba en la vida: lujo, confort y glamour. Esto le generó muchas críticas tanto por su trabajo como por su vida personal: mientras hay quienes la ven como la máxima diva del cine nacional, otros la consideran una actriz regular y una mujer fría, vacía y soberbia.
 
Nada más alejado de la realidad: esta dama poseía una brillantez intelectual y una sensibilidad fuera de serie que la llevó a inspirar poemas, canciones, libros y otras cuantas obras artísticas tratando de descifrar el misterio que la caracterizaba y rindiéndole culto a su belleza. Pero su apariencia física no la habría colocado en el lugar que obtuvo sin que tuviera un gran cerebro que hiciera juego con la misma. 



En efecto, doña María De Los Ángeles no fue explotada, utilizada o humillada por los hombres de su vida. Por el contrario, era ella quién decidía con quién, cómo y cuándo. Ella era la primera en declarar que belleza sin inteligencia es una ecuación incompleta, e incluso trágica. 

La actriz que alternó con otros grandes como Pedro Infante, Pedro Armendariz, Arturo De Córdova, Ignacio López Tarso y que rivalizó en La Cucaracha (1958) con su hermosa némesis Dolores Del Río para deleite del auditorio, es ahora parte esencial de la cultura artística y cinematográfica de México y Latinoamérica. 


Llama la atención que en este filme se dirige a Jesucristo (o por lo menos a la representación del mismo colgado en la pared de la iglesia) de tú a tú, tal vez queriendo perpetuar la idea que ella en verdad tenía algo de divinidad. Y entre seres divinos existe el tuteo, definitivamente. 

El 8 de abril del 2002 abandonó este planeta, pero entre su legado existen algunas frases que bien pueden servir de estandarte a aquellas doncellas que aún luchan por la igualdad de género, como la siguiente:

“Una mujer original no es aquella que no imita a nadie, sino aquella a la que nadie puede imitar”.


Y como ejemplo eterno de lo anterior la tenemos a ella.




30 sep. 2016

Los Olvidados [1950]

18 sep. 2016

“Madre, no sea mala. Yo quisiera portarme bien, pero no sé cómo
 –Pedro, uno de los protagonistas de la película-

Algunos críticos de la obra de Luis Buñuel a través de los años han señalado que Los Olvidados [1950], una de las obras cumbre del director español, guarda algunas semejanzas con el neorrealismo italiano de la época. En efecto, la forma es parecida, pero el fondo carece de la esperanza y ternura que caracterizaron a excelsas obras como Ladrón De Bicicletas.

La misma voz del narrador lo indica al inicio: este filme no es una obra optimista. No deja lugar para discursos populistas, ni tampoco ofrece espacio para que el espectador trace colores pastel sobre las ideas de Buñuel y pretenda de esta forma cerrar los ojos a una realidad que, a más de 60 años de distancia, sigue siendo manifiesta y cruel. Lo más grotesco de todo es que aún exista como tal.



El personaje central (El Jaibo, interpretado por Roberto Cobo) es la representación exacta de la parte cruda y desposeída de la sociedad mexicana: el joven sin oportunidades que no conoce otro camino más que la violencia y la brutalidad para conseguir lo que quiere. El pandillero de barrio bajo en cuya conciencia no cabe la maldición que pesa sobre parte del pueblo azteca, traducida en la ridícula frase “mejor pobre, pero honrado”. Al contrario: para sobrevivir y tener unas cuantas monedas en la bolsa, no importará a quién tenga que golpear o incluso asesinar. Después de todo, esto es lo que la vida le ha mostrado desde muy pequeño.


La película se adelantó a su época en muchos sentidos. Dos años antes había sido estrenada ya Nosotros Los Pobres de Ismael Rodríguez, un drama protagonizado por el galán preferido de la audiencia en ese momento: Pedro Infante. Sin embargo, esta película y su secuela, Ustedes Los Ricos, a pesar de su momentánea crudeza e intenso drama, poseen elementos suficientes que la convierten en materia digerible para una gran parte del público. El horror vivido por Pepe El Toro al perder a su hijo en un incendio, es compensado con el amor de la protagonista y las posteriores bendiciones recibidas. De esta forma, el autor lo recompensa por todo el sufrimiento vivido.

En Los Olvidados, sin embargo, Buñuel y Luis Alcoriza explotan al máximo los elementos realistas –eventualmente surrealistas- calcados de la vida real: la miseria en los barrios marginales de la Ciudad de México, el despertar de la sexualidad y la desvalorización de las mujeres a temprana edad en una sociedad que las ve como objetos de placer sin siquiera solicitarles consentimiento. El crimen visto de la forma más natural posible por chicos y grandes, y sobre todo, la indiferencia de los mayores para las nuevas generaciones.



En esta obra de Buñuel no hay lugar para canciones a la “Amorcito Corazón” ni arrumacos con tintes melodramáticos entre los protagonistas. Ismael Rodríguez utilizó esos recursos para distraer momentáneamente a la audiencia de su propia realidad en las películas mencionadas. 

El genio surrealista español, por otra parte, enfrenta al espectador con todo lo vil y aborrecible que sucede cuando no existen oportunidades a la vista. Un panorama que se torna mucho peor cuando sobra el desamor. Incluso en una breve secuencia el complejo de Edipo no resuelto de Pedro (Alfonso Mejía) sale a relucir con el consiguiente rechazo de su madre (la extraordinaria Stella Inda) ¡Imaginen ustedes una escena parecida en alguna película de Pedro Infante!



Las imágenes en esta película cuentan historias por sí solas, incluso cuando no existe diálogo alguno. Los pequeños detalles que forman el todo de la trama entristecen el alma y recuerdan que, a pesar de los avances tecnológicos de la actualidad (desde la llegada del robot Curiosity a Marte y la próxima revolución del LiFi), no existe evolución mientras aún continúen vagando por las calles algún Pedro, Meche (Alma Delia Fuentes) o Jaibo

Pero después de todo, ¿qué tan importantes son las caras sucias y despeinadas de los hermanos menores de Pedro, o los pequeños perros trabajando forzadamente en la calle (en una época donde el término “maltrato animal” ni siquiera era relevante) para una sociedad preocupada por todo lo artificial y banal, estúpidamente perdida en la obsesión colectiva por alcanzar la perfección física, el lujo sin esfuerzo, y los dispositivos de moda? Las nuevas generaciones que verán este filme, ¿serán conscientes al ver estas secuencias de la tremenda responsabilidad que tienen en sus manos para erradicar la desigualdad que existe en este planeta, así como para frenar los abusos cometidos contra  quienes no tienen voz?


No hablamos de grandes cambios sociales y políticos. Al contrario, simplifiquemos por un instante: hablamos de aquello que está alrededor de nosotros justo ahorita. Porque no podemos proferir demagogia en tanto no tengamos el mínimo de compasión para quien lo necesita justo en la esquina al salir de casa.

La amistad entre El Jaibo y Pedro es exacerbada de tal forma que va desde la obligada lealtad hasta el asesinato brutal. La visión surrealista del director le imprime a las secuencias finales una tremenda aspereza al producto final, por si aún no era suficiente con la -casi- hora y media de ignominia recetada previamente.



Los Olvidados es una gran película que ofrece y retrata a la vez sexo, violencia, amargura, sueños rotos, desafecto y desesperanza. Romper tabúes le ocasionó a Luis Buñuel violentas reacciones durante el estreno inicial de su obra en 1950. A casi siete décadas de distancia, se puede afirmar con certeza que la controversia de una gran obra fílmica siempre valdrá la pena, siempre y cuando esté respaldada por todos los elementos que han hecho que este filme se convierta en una obra inmortal, reconocida incluso como patrimonio cultural de la humanidad.


Las escenas finales en las que los dos protagonistas son ultimados de distintas formas, reflejan con total precisión cómo la sociedad se deshace de todos los niños y jóvenes cuyo primer pecado fue venir a este mundo en condiciones totales de penuria. Don Carmelo (Miguel Inclán) lo resume en una frase que es en sí misma una maldición implícita: “ojalá los mataran a todos antes de nacer”. 


En un contraste melodramáticamente ridículo y brillante al mismo tiempo, el Director de la escuela (Francisco Jambrina), ofrece uno de los pocos momentos sin tragedia incluida en esta obra sin edad: al otorgarle un voto de confianza a Pedro, afirma que éste necesita cariño y que crean en él.

Increíble pero cierto: aunque sea por unos cuantos segundos, Luis Buñuel también era capaz de ofrecer una alternativa a su público, quizás de forma muy sutil e incluso irónica. Sobrecogedoramente, ese camino de luz descrito con brevedad parece perderse en medio de tanta oscuridad.

Septiembre 18, 2016

Los Olvidados [1950]
México,
Director: Luis Buñuel
Escrita por: Luis Buñel, Luis Alcoriza, Max Aub, Juan Larrea, Pedro De Urdimalas, 
Productora: Ultramar Films
Distribuida por: Entertainment One Films
Protagonizada por: Stella Inda, Roberto Cobo, Alfonso Mejía, Miguel Inclán, Alma Delia Fuentes, Francisco Jambrina, Jesús Navarro, Efraín Arauz.
Maquillaje: Armando Meyer.
Fotografía: Gabriel Figueroa.
Música: Rodolfo Halffter, Gustavo Pittaluga.
Ayudante de producción: Ignacio Villarreal.
Sonido: José B. Carlos, Jesús Gonzáles Gancy.
Montaje: Carlos Savage.
Escenografía: Edward Fitzgerald.
        




 




 

18 sep. 2016